Cuando hablamos de un asesor de imagen o de un personal shopper, ¿sabemos realmente de qué estamos hablando?, ¿son la misma persona?, ¿hacen el mismo trabajo?…..pues NO exactamente.

Es cierto que un personal shopper debería tener unas nociones al menos “básicas” de lo que un asesor de imagen es o hace para poder cumplir mejor su función, ¡claro está!, ya que el trabajo de un personal shopper, es, como su nombre en inglés indica, “alguien que compra por y para ti” pero antes de ésto, debe haber tenido lugar una entrevista previa (como hacer el asesor de imagen) para conocer las necesidades requeridas por el cliente, así como, sus características tanto físicas como de estilo y/o personalidad.

El personal shopper puede acompañarte a hacer las compras, asesorándote de las tendencias del momento, y de lo que podría ir mejor con tu morfología, o bien, ir en tu lugar siguiendo unas pautas habladas previamente contigo.

Por otro lado, la función del asesor de imagen, en reglas generales, es potenciar la imagen del cliente, asesorándole en lo que éste demande y/o necesite, para saber sacarse el máximo partido, conociendo bien las pautas de estilo que encajarían con su constitución y personalidad. Pero el asesor de imagen no solo aconseja el vestuario y complementos que pueden adaptarse mejor a nuestra morfología, sino también puede analizar nuestro rostro (visagismo), tipo y tono de piel y cabello, para así conocer qué gama de colores nos favorecería más. Esto nos ayudará tanto en la elección de las prendas de ropa, como en el maquillaje y la peluquería.

Entre otras funciones de un asesor de imagen, pueden estar también la del análisis del vestidor y creación de un fondo de armario, así como ejercer de personal shopper para la persona interesada.

Para mí, nuestra imagen no solo tiene que ver con la manera que tenemos de vestirnos, sino también con la manera que tenemos de comportarnos y expresarnos, de gesticular, incluso andar o mirar.

Existen tantos estilos como colores, pero la elegancia es única, y va unida a ese “savoir faire” casi innato, un saber estar y comportarse allá donde vayamos, siempre cuidando las buenas maneras, con educación y respeto. Por eso, desde La Parisina, te ofrezco la oportunidad también de un asesoramiento en protocolo, usos y costumbres sociales, que nunca deberíamos olvidar ni dejar de practicar, bien para nuestro día a día, bien para una ocasión de etiqueta, o incluso una entrevista o comida de trabajo importante.

Si todavía no has vivido ninguna de estas experiencias, te animo a venir a La Parisina.

¡CONTACTA CONMIGO!

Solicita asesoramiento

Junt@s haremos la vida un poquito más bonita. À très bientôt!!
¡CONTACTA CONMIGO!