El color más bonito, es el que mejor te sienta.

¿Os ha pasado alguna vez daros cuenta de que casi todo vuestro guardarropa es de un mismo color?. Cuando entráis a una tienda, ¿siempre os dirigís hacia los percheros o sección con un determinado color o estampado?… A mí, al menos me pasa, soy muy consciente de ello.

¿Por qué pasa esto?, será porque nos gusta ese color y/o nos vemos favorecid@s con él, pero……¿estamos acertando o nos estamos equivocando a la hora de elegir, y en realidad no nos queda tan bien como pensábamos?. Seguramente que si lo usamos tanto es porque nos gustamos con él y estemos eligiendo (much@s de nosotr@s sin saberlo), el tono que mejor nos va con nuestra piel, color de ojos y cabello, ya que si no fuera así, te aseguro que no nos veríamos tan bien.

Y es que…… ¿conocemos qué colores nos van mejor?.

Hay un método para saber si estamos acertando, y se llama el método de las cuatro estaciones.

La naturaleza divide el año en cuatro estaciones: primavera, verano, otoño e invierno. En cada una de ellas podemos ver unos colores característicos, en primavera y otoño, vemos unos colores de tonalidades cálidas (amarillos, naranjas, tejas, marrones rojizos…), y en verano e invierno, de tonalidades frías (azules, violetas, morados, rosas….).

Así como las estaciones tienen sus colores, las personas también tenemos un tono de piel, ojos y pelo con una coloración parecida a estas etapas del año.

Todo dependerá, como he dicho antes, de nuestra fisonomía, y es que podemos ser cálidos (primavera u otoño), o fríos (verano o invierno).

¿Qué significa esto?

Que dependiendo de la combinación de los tonos de nuestra piel, con el color de nuestros ojos y cabello, nos favorecerán más unos tonos u otros.

Sobra decir, que el color también influye para vernos más delgados, más rellenitos, más altos o más bajos, no solo a nivel facial.

Recordamos que los colores oscuros y lisos, estilizan, y que los colores claros o con grandes estampados de colores llamativos, nos hacen parecer más rellenitos. Así, dependiendo de lo que busquemos conseguir, habrá que utilizar unas tonalidades u otras, y con o sin estampados.

En definitiva, el color es una de las características físicas más importantes de la imagen personal. Su valor para la asesoría está en que la diferencia entre colores y sombras que la luz provoca, permite que percibamos las líneas, las formas y los volúmenes.

El color está presente en toda la imagen externa del cliente.

Si aún no tienes claro qué tipología eres y qué colores te favorecen, o por el contrario, cuales te hacen parecer cansad@ y apagad@, no dudes y pide consejo en La Parisina.

¡CONTACTA CONMIGO!

Solicita asesoramiento

Junt@s haremos la vida un poquito más bonita. À très bientôt!!
¡CONTACTA CONMIGO!